En varones es cada vez más frecuente la búsqueda por la Cirugía Plástica. Una de las consultas más frecuentes en los consultorios es la Ginecomastia. Nos referimos a esta última como la presencia de glándula mamaria en el hombre. Durante la pubertad y la adolescencia, en torno a cambios hormonales se presenta de manera transitoria en casi la mayoría de los casos. Cuando permanece por más de dos años deben de ser investigadas otras entidades como el Síndrome de Klinefelter, Hipogonadismo, Hipertiroidismo, entre otras. Debemos de diferenciar de la Pseudoginecomastia en donde solo hay presencia de grasa localizada y la liposucción se convierte en el tratamiento exclusivo.

La Ginecomastia puede ser realizada (luego de una rigurosa evaluación pre quirúrgica), mediante anestesia general o sedación con local. En media es un procedimiento de 2 horas. Se procede primero a lipoaspirar, previa infiltración de una solución anestésica, el área demarcada para facilitar posteriormente la resección de la glándula. La cicatriz resultante será en “media luna” en el borde inferior de la areola (Incision de Webster). En caso de una flacidez de piel marcada deberá de evaluarse si es conveniente el retiro de la piel sobrante durante el mismo acto quirúrgico o en un segundo tiempo. Medicación analgésica será indicada, así como el uso de una faja torácica por lo mínimo 3 meses

Facebook Comments