Toxina botulínica: con 16 años en Perú, continúa como el tratamiento más elegido

Indicado especialmente para las arrugas de expresión, brinda al rostro un aspecto más joven y descansado. Te contamos en esta nota por qué es tan pedido y los usos más sofisticados.

El nuevo milenio trajo en Argentina un antes y después en la estética. La noticia fue el comienzo de la aplicación en el país en 2001 de la toxina botulínica . Con el tiempo esta se convirtió en el tratamiento estético más pedido y 16 años después sigue primero en el ránking.

Aunque no hay cifras locales, la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS) publicó que solo en Estados Unidos probaron sus efectos más 4,5 millones de personas.

“La tendencia, sin dudas, se replica en Perú. El éxito es tal que estos simples pinchazos en la frente, el entrecejo y el área de los párpados lograron reemplazar a los antiguos procedimientos estéticos”, opina la Dra. Elizabeth Cristina, miembro de la Sociedad de Española de Medicina Estética (SEME), Director Médico de la Clínica Baleares.

Los por qué de su furor

Los especialistas dan varios argumentos. “Con este tratamiento conseguimos un aspecto más joven y atenuamos las arrugas. Retrasa el paso del tiempo y en forma natural”, aclara el médico dermatólogo .

La seguridad es otro de los puntos a favor. “Es raro escuchar complicaciones con el uso de esta sustancia. Las opiniones desfavorables tienen que ver con la aplicación y no con el producto en si”, opina la Dra. Ramirez, cirujana plástica y especialista en estética.

Para evitar que no “quede como uno esperaba” -una queja posible-, lo mejor será buscar un profesional con experiencia y que escuche las propias expectativas.

Más beneficios: “las personas tratadas con bótox por arrugas existentes retrasan notoriamente la aparición de nuevos surcos de expresión y en los pacientes más jóvenes, se pueden aplicar en forma preventiva en aquellas pequeñas marcas que indican exactamente donde se formará la arruga dinámica”, explica Ramirez.

Además, el efecto dura entre cinco y seis meses y es totalmente reversible. Los efectos iniciales son visibles entre las 48 y 72 horas después de su aplicación y los máximos resultados se ven luego de 15 días. En cuanto a la pérdida del efecto, es gradual y depende de cada metabolismo.

 

 

Estas son las aplicaciones probadas y comprobadas.

– Reducir las arrugas de expresión (en las patas de gallo, arrugas en el entrecejos o frontales).

– Corregir la sonrisa gingival (aquellas donde se ven las encías).

– Compensar asimetrías faciales (esto es importante en aquellos pacientes que sufrieron una parálisis facial).

– Suavizar el contorno del cuello.

– Contrarrestar el bruxismo más avanzado (en pacientes que rompen las placas de relajación y llegan a quebrar sus dientes).

– Delinear el contorno de la cara y las cejas.

– También está recomendado para el tratamiento de la sudoración excesiva en las axilas, las manos y los pies. Para ello se aplica el bótox con pequeñas punturas. “En este caso, la transpiración se reduce en un 90 por ciento”, agrega Ramirez.

 

Categorías:

Publicado por: equipo de marketing

Arrugas en la frente
Chica con Ojeras

Deja tu comentario